Y… ¿Qué tan libre eres?

Y… ¿Qué tan libre eres?

Un jour a la fois….

Hace un tiempo conocí un hombre maravilloso, el cual se encontraba afligido por lo que sucedía en su adorado Paris (obvio mientras estaba con él, en mi cabeza sonaba el soundtrack de Amélie), ya que éste estaba de vacaciones en México. El ataque contra el magazine “Charlie Hebdo”… duro golpe para quienes nos dedicamos a escribir con la nula “libertad de expresión”. Dado por ello me vinieron varios pensamientos a la cabeza…. ¿nos encontramos realmente libres de nuestras propias creencias? ¿Hacemos lo que realmente nos gusta sin juzgarnos? Sin duda a equivocarme la respuesta es: no.

Siempre quise escribir sobre el amor, siempre hablé del amor, de hecho mi lema era “HAZ TODO EN NOMBRE DEL AMOR”. Peeeero (scratch disk sound) llegando a la edad “madura” de 35 años, me di cuenta que ¡¡No amé jamás!! ¡¡No conocía el amor!! ¡¡Qué triste!! Y lo digo conscientemente porque ni siquiera era capaz de amarme, era muy permisiva, no sabía poner límites y por ende, no amé a la gente a mi alrededor.

Hoy tras varias vivencias y después de haber “vivido” historias de amores inexistentes, es cuando comprendí que el amor si existe, ¿irónico no? Pues sí, desafortunadamente, como consecuencia de mi desamor, encontré personas que no se amaron y como un imán los atraía a mi todo el tiempo, inestables, emocionalmente indispuestos, demasiado “libres” incapaces de comprometerse, celosos, aprensivos y otros a tal extremo que con una caricia mía se ilusionaban poniéndome la casa, el perro y hasta los hijos, ahhh y por si fuera poco no faltó quien me viera como “una hermana” durante ¡más de 10 años!

En fin, un afrodisíaco manjar de hombres que me dieron la oportunidad de conocerme mejor, me dieron las mejores lecciones de vida y hoy gracias a cada uno de ellos conozco el amor… (YA ERA HORA).

En cuanto a la “desgracia” de la mujer no correspondida, se lo podría atribuir a Disney, si, ese Disney de los ochentas, donde yo creía firmemente encontrar a un príncipe azul (es bien fácil echar culpas a los otros ¿verdad?). Me siento privilegiada de haber descubierto varios “príncipes”, sin embargo, yo no era la princesa que ellos buscaban… Y doy gracias a Dios ¡qué bueno que fue así! Porque haciendo un recuento de los hombres que he conocido en mi vida, después de un periodo, hice la gran labor de reencontrarme con ellos a través de las redes sociales o en la vida misma. Y en efecto, hoy mi vida no encajaría con ninguno de ellos.

Cuando somos pequeños, tenemos inocencia y creemos en lo que los adultos nos dicen, nos condicionan los padres de una manera “correcta (de acuerdo a lo que ellos les parece mejor)” y hoy comprendo que a ellos los condicionaron de otras maneras (híjole, pobres papás, les echamos la culpa de todo). El amor es cosa de niños porque nuestra alma no está tan contaminada, ni mucho menos nuestra mente sabe de prejuicios, envidias, celos, miedos etc,. Cuando somos adultos, nos vamos ocultando en capas de esos sentimientos que nos causan inseguridad y nos hacen bloquear la única virtud que venimos a ofrecer en este mundo: EL AMOR.

Y todo ¿gracias a qué? Para evitar ser lastimados, porque conforme fuimos creciendo, descubrimos que los adultos que nos prometían algo y que por equis razón al final no nos lo cumplían, les reprochábamos todoooo lo que fuera posible, y ¿sabes qué es lo peor? que un día crecemos y nos convertimos en esos adultos que tanto llegamos a criticar. Sí, nos convertimos en lo que más nos molesta.

Decidí que para creer en la libertad, debes enseñarla, poco a poco me despojé de las creencias que no me dejaban sentir libre y con total responsabilidad elegí como quiero vivir.

Envíame tus comentarios, quiero saber que sientes tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s