¿Con qué te identificas?

Un día estaba comiendo un helado con una amiga que hacía más de 20 años que no veía, aunque hablábamos por el messenger rara vez, no nos habíamos visto en persona. Yo le pregunté que qué había sido de su vida; a lo que ella me contestó que se había convertido en madre a los 19 años, dejó la escuela y se dedicó completamente a la familia y por lo tanto se “tenía” que casar. Duró 10 años en un matrimonio “infeliz” y con un par de varones increíbles como hijos. Cuando ella me preguntó y ¿tú? ¿Qué fue de tu vida? Creo que no te la has pasado nada mal. Yo contesté: claro que no.

Le conté de los lugares donde trabajé, lo que llegué a hacer en los inter de cada trabajo, de cuando me fui a vivir con una amiga, de mi experiencia viviendo sola, me emocionaba mucho contarle cuando perseguí mis sueños, de cuando me di cuenta que ya no quería vivir mi vida pensando así y decidí cambiarla. Me dijo: Bueno, con tantas cosas que has hecho en los trabajos, veo claramente que no te identificas con nada o ¿si?

Identificarse con algo es claramente cerrarte a todas las demás posibilidades. Me gusta cantar y lo hago, sin embargo, cantar no me hace ser cantante, me gusta escribir, escribo cuando estoy inspirada y eso no me hace ser escritora, me gusta entrevistar, hablar, debatir y eso no me hace una de las mejores presentadoras, me gusta investigar y aunque considero que lo hago bien, no soy una investigadora, es decir, no me gusta identificarme con las cosas o actividades que yo hago ¿qué pasaría si un día la vida me lleva a perder el habla, la habilidad de escribir, de investigar? ¿Perdería acaso mi identidad?

Creo que soy una mujer un tanto introvertida que se adapta a los cambios, es eso. Soy lo que quiero ser y tengo (así como tú) el poder de decidir quien quiero ser cuando estoy sola o en compañía.

Me gusta llegar a casa, ver a mis perros, prepararme un café y sentarme en el sofá. Sentir la calma y el silencio y sentir las respuestas que corresponden a ese minuto. Disfruto cantar en la ducha y escribirles a mis familiares y amigos. Odio ser el alma de la fiesta, me gusta ser yo simplemente. Me considero muy buena comunicando y me encantan las personas extrovertidas ¡LAS AMO! De hecho, muchas de mis mejores amigas lo son. Me encanta dar mi amistad sin tener agendas escondidas, es decir, no doy para obtener (antes lo hacía, claro está), porque descubrí que no hay nada mejor que dar y sin querer, el mundo te lo regresa. Sí, es verdad que a veces no me gusta hacer nada y hay días que amanezco con ganas de comerme el mundo. Mi confianza no hay que ganarla, la doy siempre, y quien decide estar, simplemente está, libre y sin ataduras. Escribo. Soy amable y no me gusta planear las cosas, a menos que sea trabajo si, pues esas cosas no dependen de mí. Hoy sé lo que me gusta y lo que no  y aprendí a disfrutar el equilibrio.

Yo creo que no puedo identificarme o encasillarme con cada una de las cosas, simplemente disfruto lo que voy teniendo a mi paso. He conocido mujeres que en un día se han convertido en mis mejores amigas y hombres que me han amado y otros que también son de mis mejores amigos. He sido muuuuuy afortunada..

Cuando vi a mi amiga, no la vi como una mujer divorciada, sin estudios, frustrada… como veo hoy, decidí verla como lo que es, una mujer completa que está buscando su crecimiento interno, que gracias a su divorcio hoy es más fuerte de lo que ella misma cree. Por eso no me gusta encasillar o que la gente se encasille… uno en realidad se pierde de muchas cosas, eso si, lo único que no hay que perder en esta vida es la lección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s