30 años del TEX TEX

 

En el “bajo” mundo del rock and roll mexicano bandas como el TRI, El Haragán y compañía, Liran Roll, Heavy Nopal, Sur 16, ISIS, o solistas  como Rockdrigo González, Charlie Montana entre muchos más, hay un grupo particular que me gusta mucho: TEX TEX.

El TEX TEX es una banda legendaria (y lo afirmo porque el rock nunca muere ni morirá, aunque hoy el “Muñeco” se nos haya adelantdo) originaria del municipio  San Juan Ixtenco, Tlaxcala. Me acuerdo que ellos salían al escenario vestidos con sombreros… con un look texano y tocaban “rock ejidal”, con millones de fans en Centroamérica y el sur de Estados Unidos.

Cuando leí en el muro de Facebook de una amiga que el vocal había fallecido, a mi mente vinieron un sinfín de recuerdos.

En variadas ocasiones llegué a verlos en vivo. ¡Qué recuerdos! ¡Vaya que sí! Tendría yo unos 17 o 18 años cuando me escapaba con mi amigo Yayo, un hombre que se dedicaba a hacer “arte en la piel” y 10 años mayor que yo, mi amiga Aby (de la escuela) y Lucas (el asistente personal de Yayo).

Una de tantas veces que se presentó la agrupación, la fuimos a ver en una explanada de la “prepa popular” y para tener acceso al lugar bastaba solo llevar cobijas o un “kilo de ayuda” por persona, que consistía en  agua embotellada, comida enlatada, arroz, frijoles, aceite… Todo lo que les ayudara a los damnificados (de ese entonces) de Chiapas.

Ver en vivo a los TEX TEX era un verdadero placer. Hace más de 10 años de eso y aún recuerdo que eran los músicos más carismáticos que yo había presenciado en ese entonces, bueno, fueron de los primeros conciertos a los que yo asistí. Ese día, recuerdo que llegamos y el sol estaba a todo su esplendor, hacía muchísimo calor y se veía a lo lejos olas y olas de gente que venía al concurrido recinto. Mi amiga y yo nos quitamos los suéteres y nos los amarramos a la cintura. Yayo nos abrió paso entre la gente, porque como buenas “grupies” queríamos estar hasta adelante. No te podías salvar de los empujones, del slam, de las  bolsas llenas de cerveza caliente (queríamos pensar que era eso) que aventaban los asistentes de atrás, los empujones, el calor de las masas, los jalones de cabellos, las patadas, sí, de todo eso y nosotros como todos unos guerreros no desistimos para dejar nuestros lugares.

Mientras tocaban la canción de “Te vas a acordar de mí”, el guitarrista Chucho Tex me invitó a subir al escenario, la verdad no me lo esperaba y si quería subirme, pero como nuestro amigo Yayo se imaginaba que nos iban a poner a bailar con movimientos “sexys” no dudo en tomarme de la mano y gritó – Ella no por favor carnal- yo al principio me enojé pero alguien tomó mi lugar intempestivamente y una chica se subió al escenario y si, efectivamente bailó hasta quedarse con poca ropa (que por cierto nadie le dijo que se quitara).

Era el ambiente, mis amigos, el escenario, esa época o simplemente ese grupo que dejó mis mejores recuerdos preparatorianos. Cantar las letras a todo pulmón era lo mejor para mí, me sentía tan viva…

Les deseo a las siguientes generaciones que disfruten los conciertos sin violencia, solo con la excitación suficiente para poder gritar y corear las canciones de las bandas. Descanse en paz y gracias por tantas alegrías Muñecote.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s