Deja de buscar para encontrar

Parece inalcanzable creer que no podremos lograr lo que queremos. Siempre estamos buscando afuera todo, ya sea el amor o  la felicidad, no sé, buscamos a alguien que sea responsable de proveernos nuestras necesidades, cuando en realidad somos todo y tenemos todo para ser seres completos, no necesitamos nada externo para ser felices.

La maestría es la vida y como maestra nos trae a las personas correctas en cada instante. No debemos dudarlo, la persona que está a nuestro lado es el mejor maestro que la vida nos presenta porque es lo que inconscientemente hemos atraído a nosotros. La vida es el medio más generoso por la cual nuestras manifestaciones se hacen reales en el presente.

¿Nos da miedo ser felices? ¿Por qué tememos tanto a ese estado mental? Muchos de nosotros hacemos lo posible para no ver lo grandiosos que somos como personas, lo perfectos que somos, nos casamos con creencias que no queremos cambiar, porque si las transformamos, tenemos la firme creencia de que nos hará daño, no nos sentimos capaces de parar, abrir los ojos y saber que no sabemos nada. Nos cuesta mucho trabajo ir adelante, sin embargo,  no es la única manera de pensar.

Todos los seres humanos estamos viviendo este instante de diferentes maneras, ya sea sufriendo, trabajando, leyendo, siendo felices… este instante o presente nos demuestra que la vida está llena de instantes y el regalo más preciado que tenemos es que podemos DECIDIR cómo lo queremos vivir.

Queremos conocer a la gente y realmente no nos conocemos. Suena irónico ¿no? Pues eso pasa con la búsqueda de lo externo, buscamos la felicidad sin darnos cuenta ya lo somos, solo tenemos que quitar todas las creencias de que no lo somos. Con el amor pasa exactamente lo mismo. Buscamos el amor cuando no nos damos cuenta que somos amor. Es como si un pez buscara agua para vivir. Así somos de complicados.

Aún no llegamos a ser conscientes de nuestros límites, no nos sentimos capaces de sobrepasarlos, por el miedo. Tenemos miedo a encontrarnos con nosotros mismos. Nos da miedo el cambio, la incertidumbre, el no tener nada seguro. Si nos ponemos a ver las cosas, como hemos vivido, podemos observar que todo ha sido un cambio. Tenemos la libre elección de cómo vivir esos cambios: miedo o aceptación.

He cruzado poco a poco mis dedos, pasé de mis sufrimientos y hoy decido ser yo misma,  es un potencial de sanarnos que nos aterra, si no fue fácil y entre más camino más me doy cuenta de lo mucho que me falta. Es como dar un salto al vacío y a cada paso siento un alivio.

Solo en el presente está la posibilidad de cambiar y eso dependerá como quieres mirar tu pasado.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s