¿Cómo tomas decisiones?

Cada que abrimos los ojos después de haber dormido unas horas, decidimos. ¿Me levanto o no me levanto?  Decidimos si 5 minutos más, si nos bañaremos o no, lo que nos pondremos, si tomamos un café o té, solo o con azúcar, con leche, etc… Vaya, pensamos que tomamos decisiones en la vida, cuando en realidad son las decisiones que nos toman a nosotros.

Una vez tuve una “experiencia de perdón” y la llamé así porque me di cuenta que alguien había sustraído mi celular de la chamarra que yo traía puesta. Recuerdo que cuando estaba en ese momento donde sucedieron los hechos, los apretones y empujones del lugar no se hacían esperar. Me sucedía eso para algo, para decidir desde donde lo quería experimentar. Me relajé y me reí y una señora me vio riendo y otra y otra, hasta que el lugar se convirtió en punto de risas para las mujeres que estábamos ahí. Reíamos y bromeábamos acerca de que si los empujones, que si parecíamos animales llevados al matadero, etc.  Todo eso para hacer más pasadero el momento.

Al final cuando me bajé de la estación del metro, me di cuenta que no traía mi celular conmigo y no sabía si enojarme o maldecirla, lo que decidí fue agradecer que no me había pasado nada a mí y que ya no ya no estaba cerca de la “amante de lo ajeno”. Ese día decidí comprender que su hambre es por las posesiones ajenas, no por su crecimiento del alma y digo decidí “comprender”, ya ni siquiera perdonar, esa palabra es del ego.

A la mañana siguiente de ese día, recuerdo que decidí tomar un café en la mañana y analizar la probabilidad de ver lo bueno de ese robo. Me sentía muy contenta al pensar que tendría posibilidades infinitas para poder comprar otro que yo quisiera, que el universo me daría la posibilidad de elegir una vez más. Agradecía que mientras estuve con ese celular o portable, me comuniqué con gente muy amada, que mantenía una excelente salud para ganarme las cosas y no me estaría robando a mí misma la oportunidad de ser mejor persona, que ese celular era sólo prestado y que ya era hora de pasar a manos de otras personas. Aprendí que el apego a las cosas materiales no sirve de nada.

Años antes, recuerdo que un día tenía que tomar una decisión acerca de mi vida, desde donde estaba eligiendo vivirla. Hace años abandoné todo por una ilusión, mi casa, mi trabajo y mis amigos… una ilusión muy bella y tentadora, que al final, como todo soñador, cuando abres los ojos te das cuenta que era eso: solo un sueño. No lo cambiaría por nada. Porque lo emocionante y verdadero llegó después.

Creo firmemente que vivir con la consciencia despierta es más real y no hay sufrimiento, porque ves con los ojos del amor, no del soñador dormido… si esa experiencia del robo me hubiera sucedido años atrás cuando no había abandonado todo por un sueño, considero que ni siquiera lo hubiera tomado como esa vez lo tomé. Me la hubiera pasado quejando y echando la culpa al gobierno, a la sociedad, a la pobreza etc. A todo lo externo a mi… ya no más.

Hoy ya no trabajo por dinero, sino por lo que creo y le apuesto. Trabajar por dinero para mí sería como prostituirme, sería hacer un trabajo que ya no me gusta. Hoy no le doy fuerza a aquello en lo que no creo.

En esa ocasión fue mi celular, pero ¡Qué diablos! Pudo haber sido otra cosa más valiosa como mi integridad, o mi vida. Hay gente que le da mucho valor al dinero y es muy respetable. Entre más tienen más valen seguramente ¿no?  El dinero tiene un valor… sí, es cierto. Su valor es en cifras… hay cosas que no se pagarían con todo el dinero del mundo y creo que sabes de lo que te estoy hablando.

Considero que tomar la decisión de crecer y de ya no ser un adulto emocionalmente dependiente (me refiero a echarle la culpa siempre a los demás de lo que nos pasa) es de las vivencias más fuertes pero también, de las más saludables para disfrutar la vida. Ya lo decía en su sabio libro Antoine de Saint-Exupéry: “lo esencial es invisible a los ojos”.

Y tú ¿cómo decides vivir?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s