Ese viejo bar…

Hoy me vestí para salir de fiesta, tengo ganas sentir un próximo encuentro. Ninguna de mis amigas pudo acompañarme hoy. Yolanda se va de fin de semana con su novio. Pamela tenía boletos para ir a ver la premiere de una película hollywoodense,  Jazmín tiene un gripón terrible y no quiere levantarse de la cama. Ni modo, seguramente un corazón que ande en busca de lo que yo quiero dar lo encuentre hoy ¿así funcionan las cosas no?

Es muy reconfortante salir a buscar labios frescos por la ciudad, me gusta que los hombres no teman enamorarse desenfrenadamente por una noche y sepan que no contestarás al día siguiente. Que estén conscientes de que es sólo una noche, un momento, un instante, algo pasajero, una aventura, algo que no debes dejar pasar… pues para eso se vive ¿no? El momento es lo primero.

Tomaré mi coche. No, mejor lo dejo. Quiero beber un poco y perderme de la realidad tan absurda que existe. Aún no tengo el destinado el lugar, solo sé que quiero salir ver a alguien que me prenda, quizá me vaya a ese viejo bar, pues ahí es donde he tenido los mejores encuentros sexuales de mi vida, con hombres que jamás volví a ver ni volveré a ver, me encanta que el destino me desafíe y me ponga de frente a buenos prospectos aventureros. Mmm pensándolo bien… no, mejor si me llevo mi coche y no voy a beber porque quiero sentir todo más intenso, tiene ya unos meses que no lo hago… no puedo seguir así.

Voy a llevar algunos preservativos en mi bolsa, no vaya a suceder un “accidente”, no sé… que me sorprenda un embarazo o en el peor de los casos alguna enfermedad de esas que abundan entre las vaginas que sienten culpabilidad por coger con un desconocido una noche porque creen que es pecado.

Me gustó mi vestimenta para “cazar” esta noche. Definitivo, me saqué un diez. Ahora con mi maquillaje quiero verme bien, natural y sin tanta sombra recargada en los párpados. Si yo fuera hombre me gustaría acostarme con alguien que no se maquillara tanto, porque al día siguiente me gustaría verla natural, que los rayos del sol le tocaran el rostro y no asustarme por ver a alguien sin cejas, pestañas, parpados, mejillas y grandes labios carnosos.

Me encanta verme al espejo. O sea, por un lado sé que soy yo, sé que esta soy yo, aunque no siempre me sienta igual de atractiva como me siento hoy, no sé porque a veces me tengo que “sacar provecho” cuando en realidad por otro lado, soy bonita también sin maquillaje, bueno, no tanto, la verdad si he visto chicas más bonitas… ¡Basta! No puedo estar comparándome con todas. Estoy linda, tengo salud y estoy viva. No puedo pedir más nada a la vida porque de hecho hago lo que a mí se me antoja y sé elegir mis batallas.

Ya casi estoy lista, me depilé mis zonas súper bien, al tacto parece piel de bebé, no me quedó irritado esta vez nada, así que si alguien quiere “meter mano”, bueno, se llevará una agradable sorpresa.

Ya sólo tomo las llaves del coche… mmm ¿dónde las dejé? No están en el pasillo ni en su lugar. ¡Ahhh ya me acordé! Las dejé en los jeans que ayer traía puestos. Ah por cierto… el perfume es esencial para una noche en busca de guerra, que bueno que me regresé a la recámara por las llaves, sino, hubiera olvidado ponerme unas gotas de este delicioso aroma, el macho debe oler a su hembra a cada momento y es nuestro deber dejarles memorias con aroma.

Listo. Luces de casa apagadas. Bolsa de mano, preservativos, celular con pila al 100%, maquillaje para retoque, cartera con credenciales y licencia de conducir, dinero. Ya listo todo. A ver qué sorpresa me tiene el universo en ese viejo bar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s