Restructurando al amor.

¿Cómo saber si lo que estás dando es amor (libertad) o sólo es querer (apego-miedo)? Si no se sabemos lo que estamos dando, basta ver que es lo que estamos recibiendo.

Dicen que el amor es una experiencia muy personal, que cada quien lo experimenta de formas diferentes, me resulta una paradoja, porque aunque todos tengamos acceso al amor y este sea una conexión universal, cada persona lo percibe de diferente manera.

Se considera que se va a prendiendo a amar conforme se va avanzando en la vida, cuando se elige a alguien desde muy joven o en la adolescencia, y ambos quedan juntos por décadas, ellos van creciendo y madurando, el amor ya no es el mismo que los descubrió en los primeros años, la manera de amarse uno mismo va mejorando (si eso lo eligen obviamente) y, por consiguiente, la forma en la que se amará a la pareja será mucho mejor cada día, se acaban las ilusiones y el amor es más real.

Muchas veces, cuando se plantea el objetivo de “amarnos a nosotros mismos” las personas se distraen con algunas trampas que el ego pone. El desenfoque de ser mejor de lo que éramos y viene más allá de la propia voluntad, siento que muchas veces la mente y el corazón no están conectados para ese mismo propósito. El desenfoque y dispersión llevan a buscar amor afuera y no adentro de sí mismos.

Cuando vemos a alguien realmente, con los ojos del corazón, a veces esa persona nos “echa de su vida”, porque tiene miedo a que veamos quien es realmente, pero eso solo lo generan los pensamientos, porque en nuestro verdadero ser, somos amor. Nosotros no nos vamos tan fácilmente, pero bastará un movimiento del alma para que tomemos la decisión de irnos de su vida, porque el amor es eso, libertad.

Querer es posesión, querer es “tener”. Cuando una persona dice: “te quiero mucho” se tendría que entender que  ¿acaso le da miedo perderla? ¿Querer no es estar con alguien y temor a que ese ser ya no esté en su vida? o eso es ¿amor? Porque se dice que amar es libertad, amar incondicionalmente es un estado elevado del alma y todos los seres estamos abiertos a tener ese estado de consciencia.

Cuando se ama verdaderamente, el amor emerge desde de adentro hacia afuera, se refleja, nos miran cuando nos amamos y nos sentimos tan llenos y plenos que lo único que queremos es dar, justo así como dice la canción del gran maestro Fito Paez: Dar es dar.

Amar es responsabilidad y no a muchos les gusta ser responsables de lo que sienten y les es más fácil ceder su poder y decirle al de enfrente que lo amen. Cuando no cedemos nuestro poder brillamos, somos plenos, se aprende a ser libre, se puede hacer una siembra óptima para tener las mejores cosechas.

Amar es saber decir no, amar es también alejarse cuando la persona ha cumplido su misión.

¿CÓMO RESTRUCTURAS AL AMOR?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s