A veces me echo de menos…

Siempre que terminaba un ciclo, fuera el que fuera, es decir, si se acababa un trabajo, irme de un grupo de amigos al que pertenecía, el dejar una casa o un departamento por cuestiones de mudanza  o trabajo, una relación sentimental; experimentaba una muerte, vamos, una muerte simbólica de una situación que acaba y otra  que está por nacer.

Se nos olvida vivir. Se nos olvida sentir. Nos olvidamos de nosotros mismos y nos echamos de menos, extrañamos ser felices y experimentar emociones innatas. Por eso es que nos da miedo cerrar ciclos, porque a veces estamos sumergidos en la zona de confort, nos aferramos a lo que era y muchas veces tememos darnos cuenta de que no era a la persona, o situación a quienes extrañábamos, sino a la misma RUTINA. La falsa seguridad que creemos tener en que todo es seguro.

El miedo forma parte de nuestro sistema de creencias, las creencias no son reales, muchas veces no lo hacemos consciente, porque vivimos dormidos… pero cuando tengamos el valor de observarnos,  nos daremos cuenta que nuestro miedo es una mentira.

¿Por qué después de que cerramos un ciclo vivimos pensando que no vendrán cosas mejores? Todo el tiempo estamos creando, pero lo hacemos desde el miedo, desde el ego y la inconciencia, cuando creamos desde el amor, otras cosas se manifestarán. Esa es la ley.

Cuando cerremos un ciclo, si lo hacemos con la conciencia tranquila de que cada día damos lo mejor, lo haremos con amor, no nos quedaremos con la inquietud de : “lo hice mal, justo se termina ahora que estaba dispuesta a dar más, es que justo se acaba cuando me abrí con él…” esas son excusas para limitarnos, para no dar más, para no ser. Echar culpa a situaciones y victimizarnos de que siempre nos “sale todo mal”.

Nuestro ego se justifica cada que algo se acaba, desafortunadamente siempre pregunta ¿qué puedo esperar de la vida? Hoy he comprobado que si, es verdad que la vida te devuelve todo lo que tú le das y como la vida es abundancia, te lo da tres veces más. Por eso es bien importante saber que estás dando. Hacer una introspección profunda y ser honestos para entender desde donde estamos actuando. Si estamos dando, vacío, miedo, estancamiento, eso es justo lo que vamos a recibir, pero si somos VALIENTES y nos atrevemos a dar apertura, magia, amor, certeza… imagínense lo que vamos a recibir. Pero para eso SI… tenemos que ser muy VALIENTES.

Una vez escuché que no hay nada mejor que rendirnos, creer que hay una fuerza más grande que nosotros y más inteligente. Es una consciencia profunda a la que estamos conectados y al final cuando hacemos ese acto de “rendición” es simplemente aceptar que no somos poseedores de toda la información para que ese ciclo llegue a su fin, que no tenemos porqué preguntar nada, simplemente asumir que así tenía que ser. Como vivimos muy desconectados de nosotros, muchas veces armamos diálogos internos interminables, que lo único que hacen es desgastarnos, nos sentimos fatigados y la poca energía o mucha que tenemos se va. El decir “no sé”, es más sabio que argumentar cosas que creemos que son reales. “No estorbo en este proceso, me quito de en medio y no me empeño hacer lo que mi ego quiere que sea, porque al final, la que si lo sabe, la que si sabe toda la verdad es  mi alma, la que nunca está desconectada de la consciencia de amor y  sabe cual es mejor paso para mi.

Si algo tiene que morir, que muera. Si no lo dejamos en su momento, éste se pudrirá. No hay nada mejor que dejar “morir” ciclos para que otros renazcan y no hay nada peor que sentir nostalgia por no haber hecho algo que si se quería en ese momento. No nos echemos de menos y vivamos como lo solíamos hacer, rasgándonos las vestiduras sin importar si salíamos heridos o no.

Cada instante mueren las oportunidades y las dejamos pasar por cobardía, por el ¿qué pensarán de mi?… pero ¡Qué importa! ¿Cuántas oportunidades estamos dejando morir hoy?

 

Anuncios

3 comentarios en “A veces me echo de menos…

  1. Es tan cierto!..tan exacto para mi, tan real, hubiera querido poder tener las mismas palabras para expresar toda mi situacion de vida actual…en cuanto lo lei, pense y ,senti exactamente cada una de los parrafos expresados en este manuscrito. Gracias, gracias ! lo he copiado y voy a imprimirlo, lo tendre siempre a mi lado..y lo leere todas las veces necesarias para aceptar y seguir con Valentia el curso de mi vida,que en este momento se encuentra truncado.

    Le gusta a 1 persona

  2. Es tan cierto!..tan exacto para mi, tan real, hubiera querido poder tener las mismas palabras para expresar toda mi situacion de vida actual…en cuanto lo lei, pense y ,senti exactamente cada una de los parrafos expresados en este manuscrito. Gracias, gracias ! lo he copiado y voy a imprimirlo, lo tendre siempre a mi lado..y lo leere todas las veces necesarias para aceptar y seguir con Valentia el curso de mi vida,que en este momento se encuentra truncado.

    Me gusta

    • Ana hermosa, gracias por tanto, esto lo escribiste tu, es para ti, para que lo recuerdes cada que quieras, el presente es un regalo, y podemos volver a nosotros cada que lo decidamos, el pasado y el futuro es una ilusión, hoy es lo que hay. Gracias por tu amor. Sigamos adelante 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s