¿Me permitirías conocerte?

Desde el primer día que hablé contigo sentí una conexión, algo rápido e inmediato. Como si de verdad nos hubiéramos conocido antes, suena como la típica frase, pero si, sentí una enorme confianza para hablarte, me permití ser. La manera en que hablabas y hacías bromas mientras nos íbamos conociendo fue tan sorpresiva que detecté un esbozo de una sonrisa en mi cara, no podía dejar de hacerlo, era algo innato, a través de ti experimenté que todo es posible vivirlo en un instante.

Al verte de lejos y después como te ibas acercando hacia mi con tus brazos abiertos me hicieron sentir en casa. Yo tenía en mi mente un solo objetivo: “no voy a idealizarte”. A medida que compartíamos esas horas, reíamos y hablábamos de nosotros, de nuestras vidas y familia, me llenaba cada minuto más de ganas de abrazarte y decirte que si eras de verdad aquello que estabas diciendo… no quería que esa tarde terminara. Finalmente, habiendo logrado el objetivo, acepté que eso que me atrapó tanto de ti, sé que es lo que más me gusta de mi.

No estudié física cuántica ni soy una discípula de algún maestro que haya inventado una teoría, pero ahora justo que estoy recordándote, hace un tiempo escuché a un hombre hablar de David Bohm (un físico que era alumno de Albert Einstein y un amigo muy cercano a Krishnamurti; un orador espiritual), decía que en la vida cuando uno está “inspirado” pierde la noción del tiempo y el espacio. Uno ya no se pregunta ¿qué? ni ¿cómo? ni ¿cuándo?, sólo actúa, lo hace porque SABE, porque su espíritu tiene la certeza, está IN SPIRIT… INSPIRADO. Me permití ser yo y te permitiste ser tú.

Esa tarde compartimos más que cafés, risas, miradas o palabras, compartimos el mismo tiempo y espacio. El día se volvió noche y esa noche nos regaló un amanecer. Un hermoso amanecer inesperado y sorpresivo.

Quisiera preguntarte…¿Me permitirías conocerte más? es decir, quiero comprobar que no eres tan amable y dulce como lo fuiste esa vez. ¿Me permitirías saber si también me gusta estar contigo cuando estés enojado? Me encantó verte feliz, pero tu otra polaridad no la conozco y me gustaría saber si es igual de adorable que cuando estás de buen humor. ¿Me darías la oportunidad de mirar más allá de lo que veo? Quizá si te miro más me dé cuenta que no eres el hombre con el que me encantaría vivir una aventura corta o larga… pero ¿me dejarías? ¿Me permitirías conocer tus defectos y comprender que eres tan humana como yo? ¿Me permitirías ver que también sueles estar callado y que podamos disfrutar juntos el silencio? ¿Me permitirías conocerte en el presente? Sé que me contaste muchas cosas de ti, pero tus experiencias no me definen quien eres hoy, todos cambiamos y no quiero que me gustes por lo que hiciste en el pasado. Sino conocer en quién te convertiste hoy, no sé, quizá mañana cambies, pero me quiero concentrar en el tiempo presente. ¿ Me permitirías volverte a ver? es que lo único que recuerdo de ti son el color de tus ojos azules, el rosa de tus labios y tu cabello tan sedoso, me gustaría descubrir que tienes marcas en el rostro, que sufres de acné, o incluso que tienes cicatrices, porque no recuerdo nada de eso en ti, tal vez si te vuelvo a ver reafirme que en verdad no me gustas tanto…

Si me permites eso, quizá deje de pensarte, quizá no me gustes más o quizá siga queriendo conocerte… ¿Qué dices? ¿Me permites conocerte?

Soy Selene Moreno, escucha cada martes PA´FUERA TELAÑARAS en punto de las 8:00PM (hora local Ciudad de México)por eufonicoradio.com. Compárteme tu historia y escribamos juntas finales felices.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s