¿Eres feliz o sólo sonríes?

Antes me preguntaba ¿qué me hace falta para ser feliz? Pensaba y pensaba… y volvía a pensar. Hoy me doy cuenta que esa era una pregunta que me hacía desde el ego, desde el miedo… es decir, desde la ignorancia de mi ser.

Realmente cuando nos damos cuenta desde donde estamos preguntándonos eso, podemos observar que nos sentimos escasos, necesitados, que nos hace falta algo que habita en el exterior para ser felices, para estar completos, aunque abiertamente no nos atrevemos a decirlo por pena, no queremos reconocer eso, pero si vibramos así y fijémonos como nos va.

La felicidad no se encuentra en el pasado, ni en el futuro, ni en dos horas después, ni en seis meses cuando acabe mi curso, ni cuando encuentre a alguien para ser feliz, o me case o tenga hijos etc;. Entre muchas creencias que tenemos puedo decir que la felicidad habita ya entre nosotros y no somos conscientes de ello.

Años después de haber probado el terminar una carrera, el entrar a trabajar a una empresa que anhelaba, el irme de casa a vivir sola y aprender a ser independiente, el viajar por el mundo, el ascender en mi trabajo de manera natural y que me reconocieran por mi proyección a nivel internacional… por mencionar algunas, me di cuenta que la felicidad se me escapaba o se iba. La felicidad real nunca se va ni es efímera. Es un estado permanente. Lo que se van son las falsas creencias de que eso es felicidad, las ilusiones.

Yo pensé que todas esas “ilusiones” me traerían la felicidad, y si, fui feliz cuando lograba la meta, ojo, esas eran metas (termina una carrera, trabaja y vete a viajar), pero no es la felicidad, confundimos los conceptos y muchas de ellos quizá hasta son impuestos por los padres.

Te das cuenta que la felicidad la vas construyendo en cada momento, hasta puedes ver que no necesitas de nada para ser feliz. La felicidad no es estar gritando todo el tiempo y riéndote a todo pulmón, no. Siento que la felicidad es un estado de serenidad que vas sosteniendo a cada momento, claro que podemos caer si nos desconcentramos de vivir el presente, somos humanos, pero entender que la paz y la felicidad son inherentes al ser y son regalos que podemos tomar cuando nosotros lo decidamos. No mañana, no ayer, sino AHORA MISMO.

En este mundo ya no distinguimos si estamos enfermos, y me atrevo a decir que muchos se preocupan por el dinero, por lo que van a hacer mañana, por lo que harán dentro de un año, el lugar donde irán en sus próximas vacaciones, en que si la guerra, en que los contenidos de los noticiarios. Vaya, hasta se hacen debates para ver quien tiene la razón y quien no. Vivimos enfermos de estrés y pensando siempre en el futuro. Desperdiciando este momento. Nuestro único momento.

De verdad, la felicidad está aquí y ahora, justo donde está el creador o esa inteligencia del universo. La naturaleza es, no se pregunta, entre las plantas no hay preocupaciones, simplemente crecen y ya, hay diversidad, y no por ello hay unas más feas que otras, entre ellas no hay envidias ni miedo. Simplemente son. El día que aceptemos y nos veamos como parte de la naturaleza, ese día cambiará la vibración del mundo. Ya estamos cambiando, pero nos hace falta más.

Si quieres una pareja, vibra como si fueras esa pareja… ¿te escogerías? ¿no? Ya sabes que tienes que cambiar. ¿Qué el trabajo no te llena? Detente y conéctate contigo, encuentra tus pasiones, ama lo que haces y eso que haces te amará. Todo está en ti somos seres poderosos.

La próxima vez que bases tu felicidad en algo externo: detente. Tú lo tienes todo. Sólo revisa tus creencias, hay muchas ya obsoletas y tienen que morir. Acéptate y mírate y date cuenta que con tus manos puedes realmente representar al que te mandó a la tierra. La felicidad es algo que no tiene una forma física, no la busques en el mundo externo. Pues aquí solo hay figuras y formas.

Anuncios

6 comentarios en “¿Eres feliz o sólo sonríes?

  1. ¡Excelente artículo, Selene! Me caes que a ti se te da escribir. ¡Super! Y si, tienes toda la razón en cada palabra. Es algo que debería aprender de ti. Aunque, ¿sabes algo? Mi problema es que quiero encontrarle solución a esos problemas en concreto y que no vuelvan a pasar. O sea, que si hablaron mal de mí, por ejemplo, ir con mis amigos y decirles que por qué y cual fue la razón y ya encontrar una solución a ello. Dejarles en claro que no lo hagan. O sea, ese tipo de cosas pero bueno. Debería ya no importarme y dejar de preocuparme. Sin embargo, luego si eres tú el que hace un comentario malo, a tí te la arman de tos y te hacen un gran escándalo y por eso es que luego soy así. Por ese temor. Pero bueno. Debo aprender de este artículo y ser feliz a pesar de las circunstancias, ¿no? En fin, excelente artículo, te mando saludos, ya tienes un fan en tu blog y sigue así. 😉 Sabes que se te aprecia y todo. Abrazos. 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡¡¡Hola!!!

    No busques solución, suelta, eso no habla de ti, sino que habla más de ellos que de ti. Deja que lo sigan haciendo. Tu ya eres feliz, más bien no te aferres en escuchar lo que no entiendes, suéltalo, date cuenta que vales más que lo que la gente puede decir de ti. Eres un chico muy valioso, que siempre aporta a la vida de los demás, no escuches, porque sino puedes perderte en algo que no eres.

    Nada real puede ser amenazado. Tu espíritu es enorme y brilla, por eso hay mucho ruido. No te detengas en el camino. De verdad, que prefieres :
    ¿Tener razón o ser feliz?

    🙂
    Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

  3. Amar y ser amado durante toda mi vida, y tener tanto amor para dar luego de comprobar a este, como el poder Uno del Universo me hizo feliz, valorar todo lo que tengo en mi.
    Para tener lo externo, primero debe existir o tener la semilla dentro de uno. De todos modos la felicidad es a lo que el hombre debería aspirar. Estoy seguro que, no es en esta Nave Tierra, un tesoro para todos. No todo conocimiento y sabiduría es para humanidad. Siempre fue así…

    Le gusta a 1 persona

    • Así es Marco, a veces me viene a la cabeza pensar en los árboles, porque fue una semilla que se sembró y después creció y dio algo tan elemental como el oxígeno, una de las pocas cosas que necesitamos para vivir. Ellos simplemente dan y sin pensar que se a a acabar el oxígeno a medida que lo dan, simplemente lo dan y ya. Tenemos mucho que aprender de ellos, la naturaleza es sabia. tenemos que aprenderle. Gracias por tu comentario José Marco, me siento muy honrada.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s