Experiencias “cibernéticas”

Mucho ya se ha dicho sobre esta experiencia, muchos la han tenido, otros tanto la han vivido pero no la sacan a la luz y otros más aventurados lo llevan de lo virtual a lo real. Yo como macho no me “rajo” y aquí les cuento los detalles.

No puedes hablar de algo que no hayas experimentado. Conocí a Karla, una mujer muy atractiva por fotos, que aunque no subía nada provocativo a sus redes sociales, me llamaba algo de ella y por ello le mandé una solicitud de amistad. Me aceptó y cuando lo hizo de inmediato le envié un mensaje diciendo “Hola”. Ella contestó “Hola (poniendo una carita feliz)”. Comenzamos a escribirnos, le pregunté que dónde vivía y me dijo que en provincia.

De donde yo vengo, las mujeres son muy “apretadas”, “mamonas”, se “creen mucho”, se sienten paridas por los dioses, pero cuando cae la noche la Ciudad se vuelve una fiesta en donde las mujeres salen vestidas de demonios para hacer lo que en el día no les es muy permitido. Karla era algo inocente, algo de lo que yo necesitaba esa noche para saciar mis bajos instintos sexuales.

Comencé a hacerla reír, a decirle lo guapa que se veía, que prendía verla sonreír y que si me mandaba una foto de cuerpo completo. Ella no aceptó, acción que me obsesionaba cada momento, pues me la imaginaba desnuda en mi cama, abajo de mi escritorio, en mi oficina, tocándome… no lograba quitarme su imagen. Llegamos a hablar casi diario y me fui ganando su confianza contándole mi vida y haciendo que ella me contara de la suya.

Todo se dio muy rápido, en menos de dos semanas, cuando menos lo esperé, una de mis manos estaba en mi entrepierna y la otra en el teléfono viendo las fotos que ella me enviaba de su dorado dorso desnudo.

Cada día fantaseábamos algo diferente; primero en un avión, después en la calle, en un tren abandonado, en una fiesta, en un elevador, en un bosque, en una cabaña, en la playa, en el tren de Madrid (yo le decía como era y le mandaba fotos del tren porque ella no lo conocía), en un coche… no podría dejar de enumerar los lugares en los cuales hicimos el amor una y otra y otra vez… Yo me estaba entusiasmando y sentía que ella igual.

Pasaron los meses y yo no podía controlarme, mi deseo por ella surgía cada vez más. Después de 4 meses decidí ir en su búsqueda. Mi mente sólo tenía el concepto de ella, su cabello negro, largo y dorado de las puntas, sus labios rosas, su piel dorada, sus ojos enormes y sus dientes blancos, recuerdo su cuello y la caída de sus senos con sus manos sosteniéndolos.

Le dije que iría a buscarla a su casa y se puso muy contenta. Ella comenzó a describir ese encuentro imaginario lleno de pasión. Ya no veía la hora de llegar a tocarla. Llegué antes de lo que le había dicho y como ella me había dado su dirección para que antes le enviara detalles, pues ya lo tenía yo bajo control.

Durante el camino no dormí, baje del avión y tomé un taxi. Llegué al lugar. No podía creer hasta donde había llegado. Toqué la puerta y ella salió. Se me quedó mirando, no dijo ninguna palabra, ella solo quería que todas las experiencias que previamente tuvimos por internet ahora las hiciera realidad. La besé y comenzamos a jugar con las manos, pero no me atreví a decirle que me mutilaron los genitales cuando era un bebé por error médico hasta que ella se dio cuenta y me dejó esperando en su sillón. Se levantó y se dirigió a la computadora a seguir respondiendo mensajes obscenos de otros admiradores. Como ven, no me rajé, les conté todo y con detalle. Hoy no sé que sea mejor, si un hombre mutilado físicamente o uno mutilado emocionalmente que no se atreve a darle paso a la acción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s