¡¡Ups!! ¿rojos o amarillos?

El comienzo de un año nuevo siempre es reconfortante, sobretodo cuando dentro de los primeros días (o en los últimos de diciembre), te quedas en silencio y mentalmente haces el balance de lo que ya dejaste atrás, de lo que ya no está. De lo que se acabó.

2016 sin duda (para mi) fue un año muy rico en experiencias, quizá para otros no tanto, y lo digo muy a pesar de las grandes pérdidas de la música, de las cosas terribles que vimos a diario o en las noticias (mismas que prefiero no ver en medios de mi propio país), pero también tuvimos cosas muy bellas que pudimos experimentar ese año: salud, viajes, nacimientos de familiares o hijos de amigos cercanos, adopción de alguna mascota, reencuentros, bodas, ganancias económicas, etc ( eso ya en cuestiones más personales).

Hace unos días, a escasos minutos de escuchar las doce campanadas para anunciar el 2017, regalé mis uvas a mis sobrinos que estaban jugando y corriendo alrededor de mi (ya que mis hermanas les habían puesto seis y no doce en cada vasito), y… pues como costumbre adquirida, se cree que al sonido de cada campanada se debe comer una uva hasta terminar las 12, vi a mis sobrinos felices, quienes aunque no llegan ni a la decena de años, se les hizo muy divertido llenarse la boca de uvas. Disfruté mucho al verlos así.

Doce campanadas, doce uvas, doce horas, doce meses, doce propósitos. Propósitos a los cuales he renunciado hacer desde antes que comenzara el 2011, porque al final me daba cuenta que a mediados de ese año, la vida me llevaba a otros lados y pues era como obligarme a hacer algo que ya no me nacía. Sucedió lo mismo con los calzones, dejé de ponerme rojos (quesque para el atraer el amor) o los amarillos (dizque para atraer el dinero)… ¡Nunca conseguía lo que quería por más que me ponía hasta doble!

Después de esas fiestas decembrinas (incluyendo algunos días de enero),regresé a mis actividades normales hace dos días (sólo con la novedad de que ahora estoy leyendo un par de libros que me regalaron en diciembre) y me encuentro genial en paz y en tranquilidad, como de costumbre escuchando mis “mantras” y “alineándome” a frecuencias de 528Hz para armonizarme (no les pido que me crean, porque no me impongo, pero leí que estamos hechos de frecuencias, vibraciones, etc; por ello es que el sonido que emiten los cuencos tibetanos son altamente sanadores, y bueno, estoy probando esas frecuencias a ver que tal).

¿Qué es lo que espero para este 2017? A nivel persona nada. Si, no espero nada, espero como cada día que ocurra lo que tenga que ocurrir, que llegue quien tenga que llegar y que se vaya lo que se tenga que ir de mi vida y que las cosas que yo viva (y no me gusten) las vea con otros ojos.

¿Que quieres saber como atraer el amor de pareja? Es muy fácil, desapégate de ese deseo y llegará más rápido. ¡En serio! He descubierto que entre más buscas las cosas, más se alejan, que cuando vives tu vida con desapego por las personas o cosas, eso que quieres atraer se torna más genuino y quiere estar contigo. Recuerdo que cuando dije “no quiero saber amor en pareja, me tomaré un tiempo para vivir mi soltería”, llegaban más hombres a mi vida, unos locos, otros tranquilos, otros como yo, pero al final todo lo genuino se acercará porque vibras diferente, es decir, desde el amor y la libertad, no desde el querer de apego.

¿Que quieres tener más dinero? Olvídate de viejas creencias, esas limitantes que e dicen que el dinero cuesta mucho trabajo, que solo los hombres malos hacen riqueza, bla bla bla… siéntete merecedor de todo lo mejor y ya deja de vivir en la escasez, porque sólo las personas escasas viven en la “queja”, comienza a agradecer lo que tengas y verás como llega todo. Observa como viven las personas que no se preocupan por el dinero, pagan sus cuentas porque saben que tendrán más (después compartiré unos tips que me dio un amigo y el resultado que me está dando).

¿Que quieres tener salud? Deja de alimentar tu mente de cosas que te enferman, no consumas lo que tu cuerpo no te pida y créeme, la coherencia emocional siempre te lleva a un bienestar total. No me creas, experiméntalo, por ejemplo, como alumna de un curso de milagros, aplico la coherencia emocional y no me he enfermado desde hace ya casi 5 años.

¿Que quieres alcanzar la felicidad o la paz? No la busques más, quédate en silencio y siéntelo. Porque la paz y la felicidad es algo que ya traemos todos dentro, que no tenemos que buscar, pero como siempre estamos mirando afuera, pues ahí te encargo que no lo encontrarás. Es cuestión de silenciar un poco la mente y observarte. No me creas, vívelo.

Veo que me estoy alargando, pero antes de decirte hasta pronto, deseo que tengas un año pleno y sin preocupaciones. Y que seas consciente de que todo lo que buscas, ya lo tienes, que vivas tu presente y la vida intensamente,y lo que le hagas a alguien, sin duda te lo estás haciendo a ti mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s