Si cierras una puerta, el Universo te abre 100 más

La vida es muy inteligente, por ponerle un calificativo, la vida lleva años siendo vida y para eso tiene ya mucha experiencia… lo único que nos muestra es lo que ES, no lo que creemos ver.

¿Qué llega a nuestra mente cuando “perdemos” un trabajo, cuando nuestra pareja decide que no quiere estar más con nosotros, cuando tenemos que mudarnos a otro país o incluso desprendernos de algo? Evidentemente nuestra mente despide un NO rotundo, la negación total de lo que está sucediendo, si somos menos dramáticos lo dejamos fluir, pero como nos encanta vivir en el drama, no lo dejamos fluir y hay dolor, resistencia, cero aceptación pero conforme vamos teniendo más tiempo para comprender la situación, vemos como se nos abren las puertas para otro lugar.

Después de nuestro andar en la vida, a veces doloroso y sin sentido, comprendemos la sabiduría y la inteligencia universal que nos envuelve, aprendemos a ver lo ES, aprendemos que la impermanencia y los ciclos son parte de nuestra evolución como seres humanos. Que los apegos a veces lo único que traen en nuestra vida es sufrimiento y que cuando surge el amor, florecemos al igual que lo hace la naturaleza, a quien en muchas ocasiones no observamos con detenimiento y tenemos tanto que aprenderle.

En este día, en este momento o en este instante se nos está cayendo el pelo, células muertas y no somos conscientes de ello al cien por ciento, pero no debemos temer a lo desconocido, mejor aceptar que el cambio es inevitable, entender que estamos en constante evolución y que todo lo que sucede en nuestras vidas no nos sucede a nosotros, simplemente sucede, ya depende de nosotros como lo tomamos.

Cerrar puertas y abrirlas es como un ir a dormir en la noche y despertarte por la mañana, regenerar tu cuerpo, descansar tu mente… agradecer que en verdad tenemos tiempo para ir al mercado, preparar alimentos y cocinarlos, sentarnos para degustarlos y después lavar los trastos… ¿te das cuenta como son pequeños ciclos que damos por hecho? Todo pasa y nada es para siempre, incluso las emociones, ni siquiera nuestra estancia en este mundo, lo único que es real es el amor que hay en cada uno de nuestros corazones.

Démonos la oportunidad de cerrar ciclos con agradecimiento, al final no sabemos que puerta se abrirá o si estaremos en este mundo para ver la próxima puerta.

Vive hoy, disfruta aquí y ahora, brinca, canta, salta, suelta y ábrete a fluir, porque muchos esperamos la oportunidad de conocerte, incluso tú que te has olvidado de ti miso por ocuparte por una falsa seguridad que vende el ego, abre tu ciclo para volverte a conocer, definitivamente ya ni siquiera eres el mismo de ayer.

Toma el teléfono y agradece, suelta y ama sin esperar algo, al final lo que es será. Recuerda que somos como el agua, si nos quedamos en un lugar, nos pasará como el agua, nos encharcaremos y nos echaremos a perder.

 

Anuncios

6 comentarios en “Si cierras una puerta, el Universo te abre 100 más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s